Otros (uni) versos de amor

Tú no lo sabes,

pero en tu risa está el sol.

Ilumina, como el sol.

Es cálida, como el sol.

Y da la vida, como el sol.

Y yo me despierto

cada mañana

buscando tu risa

con el mismo impulso con que alza

su corona el girasol.

Tú no lo sabes,

pero en tus manos está el bien.

Sanan, como el bien.

Abrigan, como el bien.

Y acompañan, como el bien.

Y yo las busco

para llenar las mías

con la misma urgencia

con que un gato se refugia

en el regazo de un niño.

Tú no lo sabes,

pero en tus ojos está el firmamento.

Infinitos, como el firmamento.

Oscuros, como el firmamento.

Fascinantes, como el firmamento.

Y yo los miro

para encontrarme en ellos

con el mismo anhelo

que el conquistador

de nuevos mundos en el mar.

Tú no lo sabes,

pero en tu alma está la mía.

Con la tuya late la mía.

Con la tuya respira la mía.

Con la tuya siente la mía.

Y yo la dejo libre,

igual que el pájaro que vuela

y se posa en una rama y no en otra,

y allí anida y no en otra,

porque es allí donde ha de estar.

© Vicente Ruiz, 2022

Anuncio publicitario